Paper: Guyana´s Road to First Oil: The Quest for Technical Cooperation and Economic Diplomacy.

Guyana´s Road to First Oil: The Quest for Technical Cooperation and Economic Diplomacy

Embajador Iván Roberto Sierra Medel *

Resumen: 

El presente ensayo describe la situación actual de la economía de Guyana, ofreciendo una perspectiva de las situaciones que podrían presentarse a medida que la explotación comercial de los campos petrolíferos en alta mar despliegue su enorme potencial. Dentro del texto, el autor señala que la industria de petróleo y gas en Guyana, es posible con un enfoque equilibrado, teniendo en cuenta tanto la producción de energía como la protección ambiental. El texto destaca también la necesidad de que el país aproveche la nueva fuente de riqueza con las fortalezas tradicionales de la agricultura. Por último, se ofrece un panorama de las experiencias recientes en la relación bilateral con México, en materia de cooperación técnica y diplomacia económica, así como lecciones aprendidas, sumandos así a los esfuerzos de ambos países en favor de una amplia transformación económica en las siguientes décadas.

As countries around the world, and especially those with the most challenging gaps to bridge, engage in multi-actor strategies aimed at achieving the Sustainable Development Goals (SDGs) within the 2030 Agenda for Sustainable Development, the need for adequate levels of financing is a pressing concern. Although there is near-consensus on the nature of the 17 global SDGs as cross-border partnerships that should elicit efforts from developing countries and industrial economies, the mainstay of resources that will fund investments in social development and productive transformation ultimately depends on sustained economic growth.

Thus, some may argue that development cooperation practitioners witness a Catch-22 situation: the one realistic shot of developing countries that lag behind significantly in terms of income and lack of domestic capacities to sustain GDP growth in order to build stronger economic foundations and social progress requires them to achieve economic growth basically as a prerequisite (although SDG 8 sees growth as a goal on its own merits). The growth paradox calls for a closer analysis from the point of view of economics and political science in order to devise creative and practicable solutions.

However, if the case can be made that anaemic GDP growth is effectively a burden that imperils sustainable development, that argument should not suggest that accelerated economic expansion provides all solutions by itself. Indeed, as the Cooperative Republic of Guyana, the country with the second-lowest per capita income in the Western Hemisphere, braces itself for an unprecedented 29% rise in GDP during 2019, the country seeks to cement existing development partnerships and to bring together stakeholders from all productive sectors in the endeavour to obtain the maximum benefits from its emerging oil and gas industry. The present essay will discuss the current situation of the Guyanese economy and the trends that could be expected as commercial exploitation of offshore oilfields unfolds its vast potential. The author will make the argument for a balanced approach in building Guyana´s oil and gas industry taking into account both energy production and environmental protection, and will highlight the need for the country to leverage the new source of wealth with traditional strengths in agriculture. Recent experiences in the bilateral relationship with Mexico concerning technical cooperation and economic diplomacy provide the empirical lessons learned regarding joint efforts to make a contribution to the present needs and to effect the broad economic transformation that Guyana will have the coveted opportunity for put in place in the next decade.

 

A land where vast opportunity coexists with limited economic progress.

 

Among English- and Dutch-speaking countries in the Greater Caribbean, Guyana ranks first in terms of landmass, third in terms of population, and has the sixth largest economy in terms of nominal GDP, but the country has been stuck for decades at the very bottom of that group of nations in terms of Per Capita Income. As of 2018, the only country in the Americas that lags behind Guyana in terms of Per Capita Income is poverty-ridden Haiti.

The undeniable disparity between the significant potential for development in Guyana on the basis of the country´s natural resources and the actual performance of the economy along many decades has widened the gap in terms of income and standards of living between Guyana and its better-off neighbours in the Caribbean.

The trifecta of a commodities boom, international tourism, and renewed dynamism of financial activities that lasted from 2002 until 2015 greatly propelled economic growth across the Greater Caribbean. The best performers, such as Barbados and Trinidad and Tobago, saw unprecedented growth of GDP (according to estimates by the World Bank, Per Capita Income in Barbados reached USD 16,129 in 2015, while the sustained spike of oil prices led to the trebling of Trinidad and Tobago´s Per Capita Income, as it went from USD 7,049 in 2002 to USD 20,081 in 2014)[1].

 

Table 1. An economic picture of the pre-oil era in Guyana.

Guyana only marginally benefited from the bout of regional prosperity, achieving a Per Capita Income of USD 4,030 in 2014. However, as the Guyanese economy relies on a relatively diversified portfolio of sources of hard currency (mining, agriculture, remittances, and fisheries), the country has sustained less damage than other Caribbean nations from the Perfect Storm (the confluence of tighter international restrictions to financial services, lower prices for commodities, tourism markets volatility, and large foreign currency-denominated debt) that has been pounding the region since 2014[2].

While the loss of economic momentum across the Greater Caribbean since 2015 has prompted a number of countries to enact economic reforms and to secure the help from the International Monetary Fund (Barbados, Jamaica, and Suriname are cases in point[3]), Guyana has been facing the need to better adapt to shifting economic prospects not because of a deterioration, but rather in view of new avenues of development made possible by the first oil discovery announced in May 2015 and the subsequent offshore finds that point to large recoverable reserves of oil and gas.

 

Guyana´s oil and gas game changer.

 

In May 2015, an international joint venture led by ExxonMobil announced that a test well in deep waters offshore Guyana had reached a vast reservoir of commercially recoverable oil.

The initial projections put estimated projections close to 120,000 barrels per day at the Liza-1 oil rig located within the Stabroek block. By itself, the news pointed to an inflexion point to hitherto energy-starved Guyana, whose needs are served by the import of 15,000 barrels of oil products per day[4]. The mere prospects of a steady domestic supply of fuel for power generation heralds new times for the country with the highest electricity prices in the region.

From 2015 to 2018, new developments have piled-up and first oil is on its way to becoming a game changer for Guyana. A first highly favourable factor is the rapid maturity of the Liza-1 production site, which is expected to begin delivering oil and gas production as soon as the first quarter of 2020[5].

A second relevant feature of the first find has to do with the high quality of Guyanese oil, which thus can find its way to lucrative markets. But perhaps it is the third factor in the roadmap toward first oil in Guyana that augurs sustained prosperity in the industry: the vast magnitude of recoverable reserves. Since 2015, ExxonMobil has made a total of ten discoveries: the Liza-1, Liza-2 (Liza Deep), Payara, Snoek, Turbot, Ranger, Pacora, Longtail, Hemmerhead and Pluma test wells. Current estimates put potential reserves above 5 billion barrels of oil for the Stabroek block alone, which makes Guyana one of the top five oil powerhouses in the Western Hemisphere and could lead to a production of 750,000 barrels per day[6].

Table 2. The emerging oil and gas sector in Guyana.

The succession of lucrative finds in several areas of the Stabroek block prompted oil companies with concessions in the adjacent Orinduik block to scale-up exploration activities. As a result, in September 2018, it was announced that commercially recoverable oil reserves in the Orinduik block may be close to 2.9 billion barrels of oil[7].

While the concession over the Stabroek block that is expected to deliver first oil in Guyana was allocated to the consortium led by ExxonMobil, many international companies in the energy sector are showing interest in Guyana.

As of 2018, the list of major oil companies that hold rights to develop oil resources of maritime blocks includes Total, Tullow Oil, and EcoAtlantic (Orinduik block); Repsol and Tullow Oil (Kanuku block); Anadarko (Roraima block); Ratio Oil (Kaieteur block); Esso, MidAtlantic and JHI (Canje block); and CGX (Demerara and Corentyne blocks)[8].

Knowledge-sharing between Mexico and Guyana in engineering expertise and environmental enforcement in the oil and gas industry.

 

International experiences suggest that, for Guyana to be able to secure the maximum benefits from its newly discovered energy resources, the country needs to bridge a significant gap in terms of national institutions, domestic capacities and human capital. On the road towards first oil, is the activation of bilateral and multilateral partnerships in order to foster knowledge-sharing and capacity-building in strategic areas concerning oil and gas.

Mexico’s background as a leading producer of oil and gas encompassing more than a century of both inland and offshore oil exploitation makes the country a potential development partner for Guyana[9]. Willing to address the opportunities of demand-driven and results-oriented technical cooperation, the Mexican Agency for International Development Cooperation (AMEXCID) facilitated the institutional dialogue that made it possible for the Mexican Institute for Petroleum (IMP) to become the first international partner to sign a Memorandum of Understanding with the Government of Guyana[10]. In March 2017, the IMP and the Ministry of Natural Resources started the execution of an MOU focused on three white papers: an energy production/energy consumption matrix; a catalogue of international best practices in oil and gas regulation: and a human resources strategy[11].

Since the IMP broke new ground to enter an MOU with Guyana, two other international partners have formalised MOUs with the country: Trinidad and Tobago in September 2018[12], and the Canadian province of Newfoundland and Labrador in October 2018[13].

While the collaboration with the IMP is aimed at fostering engineering capacities, the holistic enhancement of Guyanese institutions requires a parallel pillar of technical cooperation to address environmental enforcement and regulation of the oil and gas industry. In October 2018, the Mexican Agency for Safety, Energy, and the Environment (ASEA) conducted a first training workshop with the participation of more than a dozen agencies of the Guyanese government[14]. The Environmental Protection Agency (EPA) has taken the lead in the bilateral partnership with ASEA in order to jumpstart the in-premises training in ASEA’s headquarters and on oil rigs in the Gulf of Mexico for Guyanese officials. This project has attracted financial support from both the Inter-American Development Bank and AMEXCID[15].

 

Table 3. The two-pronged Mexico-Guyana collaboration in capacity-building for the emerging oil and gas sector.

 

The Mexican-Guyanese experience in fostering trade facilitation in agriculture.

While the commercial exploitation of oil and gas holds vast promise for Guyana, the first finds in 2015 coincided in time with the announcement from one of the most important clients for Guyanese rice putting an end to bilateral deals that in prior years had allowed Guyana to export close to 37,000 tons of grain. As the national production in 2016 was expected to be nearly 534,000 tons of rice[16], the country faced the need to develop new markets for a cash crop that over the years has proved to be a steady foreign-currency earner and a significant source of jobs.

In October 2015, the Government of Guyana approached the Mexican government in order to promote the commercialization of Guyanese grain[17]. Since there were no precedents of the food product having ever been exported to Mexico, the need arose for a comprehensive strategy of economic diplomacy to be put in place by the Mexican authorities in order to address the Guyanese request.

As trade facilitation has long been considered an integral part of the modern practice of international development cooperation, specific actions in the field of economic diplomacy should be put in place following the same criteria as those executed in the field of technical cooperation, namely, the initiatives should be demand-driven, country-appropriate, and results-oriented.

The first major barrier facing exporters of food products vying to enter a new market is the need to clear phyto-sanitary requirements and inspections. Given that no Guyanese grain had ever been exported to Mexico, rice producers had to be educated regarding the legal procedures set by the country´s plant health inspectorate, SENASICA. The initial analysis of Guyanese grain were submitted to SENASICA early in 2016, but the final Requirements Sheet was issued in the first quarter of 2017[18].

A second hurdle that can be even more time-consuming than plant health procedures and usually requires significant expenditure is the task of finding reputable clients who would become pathfinders in the endeavour to bring food products from a novel market and find competitive and practicable solutions in the area of logistics.

Since the international travel costs of business match-making endeavours can be prohibitive for individual producers, the Embassy of Mexico held information workshops in rice-producing regions[19] and teamed-up with the Guyana Rice Development Board in order to organize the first-ever business mission to Mexico, which in March 2017 participated at the largest Supermarket Trade Fair in Latin America, Expo ANTAD in Guadalajara[20]. In order to facilitate translation services and information kits to address the concerns of potential buyers, the Embassy obtained a voluntary liaison from the economics department of the local university.

The economic diplomacy efforts put in place to facilitate the commercialisation of Guyanese grain began delivering results by the end of the second quarter of 2017, and the first shipment of 17,000 tons of paddy was sent to Mexico in July 2017[21].

The activation of grain imports from Guyana included a time-sensitive factor, as the Mexican government set a 150,000 tons duty free quota for rice and paddy that was to be implemented on a first-come, first served basis from March to December 2017[22].

Taking into account that trade in commodities and food products closely tracks competitive prices and opportunities of arbitrage, the introduction of temporary import-tax concessions (which Mexican authorities made available for all rice producing countries on an equal-footing basis) became a relevant element of trade facilitation efforts and ultimately played an important role in securing the inking of contracts between Guyanese producers and Mexican companies.

According to official data from the customs bureau, from July 2017 to July 2018, Guyanese exporters shipped more than 201,500 tons of paddy to Mexico[23], which made Mexico the world´s largest destination for Guyana´s grain.

Trade facilitation mechanisms proved instrumental, especially the decision announced by the Mexican authorities in December 2017 to set new duty-free quotas for the years 2018 and 2019, which amounted to 150,000 tons of rice products for each year[24].

 

Table 4. The Mexico-Guyana experience in economic diplomacy and technical assistance to facilitate trade in rice products 2015-2018.

Conclusions: A pressing challenge to turn potential into development achievement.

 

As Guyana’s recent oil discoveries are expected to start bringing vast revenues from the year 2020 onwards, the country could well be on the verge of entering an era of economic expansion and sustained development. Given that the commercial exploitation of Guyanese oilfields will be based on Production-Sharing Agreements with major international oil companies, the country will not need to raise any government debt to finance the huge investment required by offshore projects. Thus, every extra dollar from the energy sector will mean an actual increment to the national income and contribute to effect a change for the benefit of the country and to the welfare of the Guyanese people.

The road ahead for Guyana, however, is not exempt of significant challenges. A potential issue that elicits justified concerns relates to the hitherto untested absorption capacity of the Guyanese economy and the need to put in place expedient solutions to address current and emerging infrastructure bottlenecks while the energy industry expands rapidly. The amount of direct investment already committed by the international oil companies to develop the Liza-1 project, in excess of USD 4.4 billion dollars[25], is vastly greater than Guyana´s Annual GDP of USD 3 billion dollars. Regardless of the corporate capacities of oil multinationals in managing such a big project, the sheer magnitude of the mobilisation of financial, material, and technical resources will have a profound impact on the Guyanese economy as a whole.

The most immediate effect of the massive flow of foreign direct investment will be seen in nominal growth across the economy. The World Bank has pointed to an unprecedented 29% increase in GDP during 2019, as Guyana prepares for the commercial extraction of first oil in 2020[26].

As more test wells move into the production phase, the economic spike can be expected to last for a decade.

Few would expect that, left to act on its own, the invisible hand of markets will prove capable to harness the accelerated economic expansion in order to build a path of sustainable development for Guyana. Indeed, a partnership of free enterprise (both foreign and locally-owned) with the very visible hand of public policy holds the most promise. Thus, a comprehensive strategy aimed at unlocking Guyana’s vast potential requires focused capacity-building efforts in the emerging energy sector and the parallel mobilisation of resources to foster investment and job creation in the sectors that have traditionally been the bulwark of the country’s economy, such as agriculture and forestry.

On the basis of the results delivered by the partnership with Mexico in technical cooperation and economic diplomacy, International Development Cooperation has proved capable of providing useful tools for capacity-building and international trade promotion. As both tasks grow increasingly more complex in the coming years due to an unprecedented rate of economic expansion, development partners should keep in mind that a constant evolution of existing partnerships will be needed in order to make an effective contribution to transformational change in Guyana.

* Es Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de los Estados Unidos Mexicanos en la República Cooperativa de Guyana, así como Observador Permanente de México ante la Comunidad del Caribe, con sede en Georgetown, Guyana.  Es Licenciado en Filología por la Universidad Estatal de Moscú (1991) y cuenta con dos maestrías: una en Filología por la Universidad Estatal de Moscú (1992) y la segunda en Estudios Diplomáticos por el Instituto Matías Romero de México (1994). Es Diplomático de carrera desde 1993 y promovido al rango de embajador desde el año 2009. El Mtro. Iván Sierra ha desempeñado los siguientes cargos:

  • Asesor en la Coordinación General de Asesores del Secretario de Relaciones Exteriores (2013-2014).
  • Asesor en Asuntos Internacionales en la Presidencia de la República (2008-2012);
  • Director General Adjunto de Administración e Información del Instituto de los mexicanos en el Exterior, en la Secretaria de Relaciones Exteriores SRE (2206-2008);
  • Dirección de Cooperación Multilateral en la SER (1998-1999); Director de Política de Cooperación, en la SER (1996-1998);
  • Subcoordinador de Asesores en el Gobierno de Jalisco (1996);
  • Secretario Particular del Director General de Cooperación Técnica y Científica, en la SER (1995-1996).

Ha sido, además, catedrático en el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, Instituto Tecnológico Autónomo de México, Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social, Universidad de las Américas- Ciudad de México y en el Centro de Estudios para Extranjeros Universidad de Guadalajara.

Referencias:

 

  1. CARICOM Secretariat (2005): CARICOM. Our Caribbean Community. An Introduction, Ian Randle Publishers, Kingston.
  2. Diario Oficial de la Federación (2017a): Acuerdo que modifica al diverso por el que se dan a conocer los cupos para importar carne de res y arroz, Secretaría de Gobernación, Mexico, 26.12.2017.
  3. Diario Oficial de la Federación (2017b): por el que se dan a conocer los cupos para importar carne de res y arroz, Secretaría de Gobernación, Mexico, 1.3.2017.
  4. ExxonMobil (2018): “Exxon Guyana Project Overview” available at https://corporate.exxonmobil.com, retrieved 30.10.2018.
  5. Guyana Chronicle (2017): Guyana commences paddy export to Mexico, Georgetown, 1.7. 2017.
  6. Guyana Energy Agency (2016): Annual Report 2016, GEA, Georgetown.
  7. Guyana Times (2018a): EcoAtlantic finds 2.9 barrels of oil and gas offshore Guyana, Georgetown, 12.9.2018.
  8. Guyana Times (2018b): Minister Trotman meets delegation from IMP, Georgetown, 11.5.2018.
  9. Guyana Times (2015): Guyana, Mexican Govt mulls commercialisation of Guyana´s paddy, Georgetown, 31.10.2015.
  10. Houston Chronicle (2017): Exxon, partners greenlight $ 4.4 billion project off Guyana, Houston, 16.6.2017.
  11. Inter-American Development Bank (2018): Caribbean Region Quarterly Bulletin 2018 and Beyond. IDB, Washington, D. C. June 2018.
  12. Kaieteur News (2017): Guyana aims to penetrate Mexican rice market at food expo, Georgetown, 28.2.2017.
  13. Petroleum World (2018): Guyana, Canadian Province of Newfoundland and Labrador sign oil and gas cooperation pact available at www.petroleumworld.com, retrieved 18.10.2018.
  14. Petroleum World (2017): Guyana gets ready with resources of oil industry signs MOUs with Mexican Institute of Petroleum available at petroleumworld.com, retrieved 20.3.2017.
  15. Private Sector Commission (2017): A Review of the Real Sector of Guyana´s Economy 2017, Georgetown, PSC.
  16. ProMéxico (2017): Economic Integration of Mexico and Guyana in Negocios, ProMéxico, Mexico, July-August 2017.
  17. Sierra Medel, Ivan Roberto (2017): Navigating the Perfect Storm: The Contribution of Knowledge-Sharing to Building Economic Resilience in Caribbean Nations in Citlali Ayala Martinez and Ulrich Muller (eds.) Towards Horizontal Cooperation and Multi-Partner Collaboration. Knowledge-Sharing and Development Cooperation in Latin America and the Caribbean. Nomos, Baden-Baden.
  18. Sistema de Información Arancelaria Vía Internet Secretaría de Economía (2018): SIAVI available at economia-snci.gob.mx, retrieved 14.9.2018.
  19. Stabroek News (2018a): ExxonMobil makes 10th oil discovery offshore Guyana-reserves now over five billion barrels, Georgetown, 3.12.2018.
  20. Stabroek News (2018b): EPA staffer interning with Mexican extractive industries agency, Georgetown, 16.11.2018.
  21. Stabroek News (2018c): New oil deals not likely before 2020-Bynoe, Georgetown, 9.11.2018.
  22. Stabroek News (2018d): Mexican regulator helping with oil and gas training, Georgetown, 2.10.2018.
  23. Stabroek News (2017): Guyana cleared for paddy exports to Mexico, Georgetown, 28.3.2017.
  24. Stabroek News (2016): Ambassador signals big Mexican market for rice, Georgetown, 13.12.2016.
  25. The Trinidad Guardian (2018): MOU good for T&T, Guyana – analysts, Port of Spain, 21.9.2018.
  26. United Nations Department of Economic and Social Affairs, Population Division (2017): “World Population Prospects: The 2017 Revision”, available at ESA.UN.org, retrieved 10.9.2017.
  27. World Bank Group (2018a): Macro Poverty Outlook 2018 available at https://data.worldbank.org, retrieved 15.11.2018.
  28. World Bank Group (2018b): World Development Indicators available at https://data.worldbank.org/indicator, retrieved 15.11.2018.

[1] World Bank Group (2018b).

[2] Sierra Medel (2017).

[3] Inter-American Development Bank (2018).

[4]Guyana Energy Agency (2016).

[5] ExxonMobil (2018).

[6] Stabroek News (2018a).

[7] Guyana Times (2018a).

[8] Stabroek News (2018c):

[9] ProMéxico (2017).

[10] Petroleum World (2017).

[11] Guyana Times (2018b).

[12] The Trinidad Guardian (2018).

[13] Petroleum World (2018).

[14] Stabroek News (2018d).

[15] Stabroek News (2018b).

[16] Private Sector Commission (2017).

[17] Guyana Times (2015).

[18] Stabroek News (2017).

[19] Stabroek News (2016).

[20] Kaieteur News (2017).

[21] Guyana Chronicle (2017).

[22] Diario Oficial de la Federacion (2017b).

[23] SIAVI (2018).

[24] Diario Oficial de la Federacion (2017a).

[25] Houston Chronicle (2017).

[26] World Bank Group (2018a).

 

Cambio climático y derechos humanos: una perspectiva desde México. Una reseña del capítulo del libro: Energía, cambio climático y desarrollo sostenible. Impacto sobre los derechos humanos.

Por: Oscar Melgar* 

Simone Lucatello y María Eugenia Mesta, comienzan su capítulo: “Cambio climático y derechos humanos: una perspectiva desde México” haciendo mención que los diversos procesos industriales que surgen a finales de 1800 con los inicios de la revolución industrial fueron los que impulsaron una serie de cambios a nivel social, político, medio ambiental y económico, que provocaron una serie de alteraciones climáticas a nivel global. Dichas alteraciones, han impactado grave y negativamente en los ecosistemas, y en todas sus poblaciones, además de la atmosfera terrestre.

Seguridad

Paper: CID en materia de seguridad alimentaria

“Cooperación Internacional para el Desarrollo en materia de seguridad alimentaria: El papel de la ONG ChildFund México”.

Por: Sandra Elena Silva Vázquez*

Resumen

Uno de los principales problemas de desarrollo, es el procurar la seguridad alimentaria para toda la población mundial. Algunas de las acciones para lograrlo son aquellas provenientes de la Cooperación Internacional para el Desarrollo ejecutadas por las organizaciones no lucrativas (ONG/OSC). Sin embargo, en seguridad alimentaria, la CID más conocida es la denominada cooperación multilateral, emprendida por organismos multilaterales en especial la FAO. Sin embargo y debido a los cambios de paradigma y la incursión de nuevos actores en la CID, las ONG comienzan a tener gran protagonismo con sus acciones de cooperación internacional en favor del desarrollo y de la seguridad alimentaria.

Palabras clave:

Cooperación Internacional para el Desarrollo, seguridad alimentaria, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, huertos de traspatio, disponibilidad y acceso a alimentos, micro social, desarrollo humano, capacidades, autoconsumo.

Introducción

Existen alrededor de 815 millones de personas subalimentadas en el mundo, 42.5 millones de ellas, provienen de América Latina y el Caribe (FAO, 2017). Autores como Jean Ziegler aseguran que lo anterior se contradice al afirmar que, en el planeta, se produce suficiente comida para alimentar al doble de la población mundial, sin embargo, existe gran desigualdad en la distribución de la riqueza para la obtención alimentos (Ziegler, 2005).

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) confirma lo planteado anteriormente y argumenta que el problema recae principalmente en la distribución de estos, evidenciando la necesidad de ser más eficientes y sostenibles en las formas de producción y distribución (PMA, 2011).

De acuerdo con los dos planteamientos anteriores, se entiende que el problema que enfrentan las personas que sufren de inseguridad alimentaria se basa principalmente en el acceso económico y físico que se tenga a los alimentos y no en la cantidad de producción de estos, tomando en cuenta factores como la distribución. Los antes mencionados, son elementos que se muestran en el concepto actualmente utilizado de seguridad alimentaria.

La seguridad alimentaria se enmarca en los objetivos de desarrollo planteados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Anteriormente, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en su primer meta establecían lo siguiente: “Erradicar la pobreza extrema y el hambre” (ONU, 2013). Más tarde se establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) cuya meta número dos es la siguiente: “Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible” (ONU, 2015).

La Agenda 2030 y la del milenio, no son las únicas acciones de CID a favor de la seguridad alimentaria, hay algunas otras emprendidas por otras organizaciones como aquellas que pertenecen al tercer sector.

Es el interés del presente trabajo conocer dichas acciones a través de una organización seleccionada como estudio de caso, por lo tanto, se hará mención de tres variables importantes: la Cooperación Internacional para el Desarrollo (CID), la seguridad alimentaria y las organizaciones no gubernamentales (ONG) u organizaciones de la sociedad civil (OSC)[1].

Cooperación Internacional para el Desarrollo (CID) y las Organizaciones no lucrativas (ONG/OSC):

Desde su surgimiento al término de la segunda guerra mundial, la cooperación internacional se ha visto marcada por distintos cambios que han contribuido a la inclusión de los llamados actores no tradicionales (las ONG/OSC algunos de ellos).

La forma de cooperación tradicional, es decir la Norte-Sur buscaba generar desarrollo en los países que eran considerados subdesarrollados, es decir, aquellos provenientes del Sur. Al respecto, Duarte y González mencionan lo siguiente: “frente a este panorama impulsado por una especie de deuda histórica y moral que en términos más realistas buscaba no perder completamente la influencia sobre las excolonias…las antiguas potencias coloniales fueron las primeras en ensayar la cooperación internacional dirigida al denominado Tercer Mundo” (Duarte y González, 2014:124).

Este modelo de cooperación fue debilitándose sobre todo en los años noventa, para Dubois esta crisis responde a dos factores primordiales: primero, la deuda moral que muchos países tenían con sus antiguas colonias no era ya razón de peso para contemplar a la CID dentro de sus prioridades; el segundo factor, es el que denomina la fatiga de la cooperación, derivado de los resultados poco efectivos y eficientes hacia el impulso del desarrollo en los países del Sur (Dubois, 1995).

En esta misma época surgen nuevos paradigmas del desarrollo, como el de desarrollo humano, en gran parte gracias a las aportaciones de Amartya Sen sobre la ampliación de las capacidades de las personas como proceso de desarrollo (Griffin, 2001).

El PNUD aporta una definición de desarrollo humano que retoma el pensamiento de Sen: “El desarrollo humano comprende la creación de un entorno en el que las personas puedan desarrollar su máximo potencial y llevar adelante una vida productiva y creativa de acuerdo con sus necesidades e intereses…implica ampliar las oportunidades para que cada persona pueda vivir una vida que valore” (PNUD, 2018).

Es en la misma década de los noventa cuando existe un mayor surgimiento de las ONG y OSC en el terreno de la CID adquiriendo gran protagonismo. Bombarolo aporta algunas explicaciones sobre las posibles causas de este fenómeno: una de ellas es la crisis del Estado de bienestar, las demandas de la sociedad civil por ocupar espacios públicos y atender necesidades sociales surgidas muchas veces de los problemas sociales a enfrentarse (Bombarolo, 1995: sp).

Las ONG surgen de circuitos de cooperación oficial para apoyar proyectos sociales emprendiéndolos de manera micro social, teniendo relaciones internacionales y locales y sus programas de desarrollo se ajustan a ambos ámbitos (Becerra et al, 1997).

Dichas organizaciones son de carácter privado y son actores sociales con fines solidarios y altruistas (Jerez y Revilla, 2012). Tienen la característica también de tener voluntarios o voluntarias entre sus integrantes y ser organizaciones autónomas (Salamon, 2001).

En la actualidad, la mayoría de las ONG/OSC orientan sus actividades a tres principales esferas de participación: 1) el desarrollo (local o comunitario), 2) la lucha por la profundización de la democracia y 3) el enfoque de derechos. (Sánchez, 2012).

En la CID, las organizaciones no lucrativas han tenido participación internacional en diversos foros donde se enfatiza participación de la sociedad civil como actor primordial para el logro de objetivos del desarrollo como el Foro Internacional sobre Sociedad Civil y Eficacia de la ayuda de 2008, por poner un ejemplo.

Igualmente han tenido participación importante dentro de la FAO en temas de seguridad alimentaria, en 2012 el organismo cedió una oficina de enlace y espacio de trabajo a las organizaciones provenientes de la sociedad civil, entre muchas otras actividades de las cuales, las organizaciones han sido parte (FAO, 2013).

Seguridad alimentaria:

 El concepto de seguridad alimentaria se ha transformado desde su introducción en los años setenta. Su evolución ha sido parte de un continuo de sucesos y aportes que han permitido su definición actual. La más recurrida y en la que se basa este trabajo, es la introducida por la FAO.

El siguiente cuadro muestra la evolución en las definiciones de seguridad alimentaria. En los años setenta, el centro de estudio de la seguridad alimentaria era la disponibilidad, posteriormente, en los años ochenta se entiende que el principal problema era el acceso físico y económico a los alimentos ya sea de manera individual o familiar, y más tarde, en los años noventa, los componentes de inocuidad y utilización biológica complementan el concepto actualmente establecido:

CUADRO 1: Evolución del concepto de seguridad alimentaria

AÑO CONCEPTO
1974 “disponibilidad en todo momento en el mercado mundial de suministros de alimentos básicos para sostener el consumo creciente y contrarrestar las fluctuaciones en producción y precios” (FAO)
1983 “…asegurar que todas las personas en todo momento tienen acceso físico y económico a los alimentos básicos que necesitan” (FAO)
1986 “acceso a todas las personas, en todo tiempo, a cantidades de alimento suficientes para una vida activa y saludable” (BM)
1996 “existe cuando todas las personas tienen, en todo momento, acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfacen sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida activa y sana”. Sus elementos son: la disponibilidad, el acceso físico y económico, la utilización de alimentos y la estabilidad en los tres componentes anteriores (FAO).

Fuente: Elaboración propia con información de FAO y BM

La mayoría de las personas subalimentadas en el mundo, se ubican en las zonas rurales donde la obtención directa de alimentos y de ingresos está basada en la agricultura y la ganadería. El desarrollo en el sector agrícola no es suficiente para fomentar la seguridad alimentaria de las comunidades, también es necesario incrementar el consumo de alimentos de las familias pobres y crear medios sostenibles para ello (FAO, 1992). Para la FAO, “el estado nutricional de la población debe considerarse como indicador fundamental de desarrollo” (FAO, 1992: sp).

Las familias que habitan en zonas rurales se alimentan principalmente de lo que obtienen para autoconsumo, sin embargo, su productividad muchas veces no es óptima por lo que algunas sufren de subconsumo de alimentos (Gasca, 2003).

Para poder obtener dichos alimentos, las familias rurales recurren a los huertos de traspatio o huertos familiares. El huerto “es considerado un agroecosistema y ha sido incluido en programas gubernamentales con el fin de mejorar la seguridad alimentaria y contribuir a la reducción de la pobreza” (González et al, 2013: 147)

Ahora bien, en párrafos anteriores se han mencionado las variables que son del interés de este trabajo. La ONG seleccionada fue ChildFund México, establecida hace más de 40 años en el país. Es una organización proveniente de Estados Unidos y cuyo objetivo es la defensoría de los derechos de la niñez y el desarrollo. Trabaja en los 7 estados más pobres de la República Mexicana, incluyendo Puebla y Chiapas donde se desarrollaron los proyectos de seguridad alimentaria que fueron analizados (ChildFund México, 2018).

Los dos proyectos analizados tienen similitudes y diferencias, sin embargo, el objetivo y las formas de trabajo fueron las mismas:

 CUADRO 2: Proyectos analizados

Proyecto Chiapas Proyecto Puebla
El proyecto de apoyo a comunidades de Tapachula nace en 2014 bajo una alianza entre grupo Herdez y ChildFund México.

Tenía como objetivo mejorar la nutrición de niños y niñas de 0 a 12 años y sus familias, promover el autoconsumo y producción de propios alimentos, con ello generar ahorro a las familias y posteriormente la posibilidad de vender sus productos (hortalizas, gallinas y huevo). Lo anterior mediante la construcción de huertos de traspatio y granjas, así como capacitación técnica.

El proyecto de desarrollo comunitario de Huehuetla inicia en 2011, gracias a una alianza entre Compartamos Banco y ChildFund México y ejecutado por la OSC “Niños Totonacos A. C.”

Bajo el mismo diseño, el proyecto buscaba atender a familias de 18 comunidades, instalando huertos de traspatio y granjas, capacitando a las familias en seguridad y soberanía alimentaria. la población objetivo eran familias con menores de 0 a 12 años. El proyecto ya no está vigente.

 Fuente: Elaboración propia con datos de ChildFund México 2011 y 2013

 

Para poder analizar ambos proyectos se recurrió a una matriz de fortalezas y debilidades y se mencionaron características identificadas tanto en los documentos compartidos como en las entrevistas semiestructuradas realizadas a los coordinadores y encargados, igualmente se identificaron puntos importantes sobre el trabajo de la ONG respecto a la seguridad alimentaria

A continuación, se presenta el resumen de las matrices de análisis construidas:

CUADRO 3: RESUMEN DE ANÁLISIS

ASPECTOS IDENTIFICADOS
Promueven el desarrollo de las comunidades a nivel micro social, si se considera que el concepto de desarrollo humano parte de que se debe crear un entorno para que las personas desarrollen su potencial y amplíen sus oportunidades.

-Confirman en cierta medida lo siguiente: “Un proyecto de cooperación al desarrollo, según el enfoque de Sen, debe expandir las capacidades y agencia de las personas. Es decir, se deben ampliar las opciones reales y valoradas por las personas a la vez que aumentar sus habilidades para ayudarse a sí mismas y que se conviertan en agentes de cambio” (Fernández, Hueso y Boni, 2012: 1544).

-Cumplen con el principio de apropiación. Las familias fueron capacitadas para obtener conocimientos que les permitirán aplicarlos incluso cuando la ONG finalizara su participación. En el caso de Puebla, el proyecto fue implementado primero por la OSC y en ambos casos, ejecutado por los mismos beneficiarios.

-La seguridad alimentaria en México, sobre todo en zonas rurales, es un problema principalmente de acceso ya sea físico o económico, por lo tanto, la efectividad de estos proyectos recae en que la producción de alimentos, por parte de la propia familia, generando canales productivos directos que permiten igualmente un acceso físico directo a alimentos. Lo anterior no responde a la necesidad de las familias a mejorar su poder adquisitivo, pero si promueve el ahorro, permitiendo que algo del dinero utilizado en alimentos y transporte para adquirirlos, sea utilizado en otros servicios. Es decir, se apoya el autoconsumo, que es una característica de la mayoría de las familias rurales.

-Los proyectos dependen de la participación de las familias lo que lo hace depender a su vez de la asistencia, interés y disponibilidad de las personas participante, implica una labor de convencimiento y trabajo constante para los colaboradores.

-Los proyectos tienen un alcance pequeño, lo cual en términos generales probablemente no tenga un impacto a nivel municipio en cuanto a promedios reales de medidas como seguridad alimentaria o desarrollo ya que es realizado en pequeñas comunidades y a un número reducido de personas.

-La organización interpreta a la seguridad alimentaria primeramente desde su disponibilidad y acceso físico por lo cual recurre a la construcción de huertos y granjas de traspatio, medida que también fue fomentada por el PESA en su momento, pero la organización lo realiza a nivel micro social y que es identificada como una de las estrategias para obtener alimentos por parte de las familias rurales.

-La organización concibe que la seguridad alimentaria es el eje central de promoción del desarrollo, partiendo de que el implementar proyectos de esta índole coadyuvará a la mejora en la economía de las personas y mejorará la nutrición de las familias, lo cual coincide con lo dicho por la FAO cuando argumenta que el estado nutricional de una población, debe ser un indicador de desarrollo.

Fuente: Elaboración propia

 

CUADRO 4: COMPONENTES DE SEGURIDAD ALIMENTARIA

COMPONENTE DE SEGURIDAD ALIMENTARIA CARACTERISTICAS DEL PROYECTO
Disponibilidad La obtención de sus propios alimentos para autoconsumo (sin embargo, no supone la disponibilidad de todos los alimentos que conformarían la canasta básica y sólo aquellos que se plantan y producen como el huevo y la carne de pollo y las hortalizas producidas)
Acceso físico y económico  Los proyectos promueven la producción de alimentos, omitiendo los gastos de transporte para obtener comida y el de la compra. Los proyectos buscan el ahorro económico y promueven el acceso físico de los alimentos, no generan ingreso (la comercialización no ha sido bien establecida)
Utilización de alimentos La vigilancia nutricional, las asesorías nutricionales y los alimentos que se ha buscado plantar con el fin de obtener micronutrientes, pueden ser elementos que faciliten el cumplimiento de este aspecto, así como el tomar en cuenta los productos propios de la región y la dieta de las familias, para cultivar productos que fueran culturalmente aceptables
Estabilidad en los componentes

Por ser proyectos con ciertas características, dependerá de las condiciones en que la comunidad siga trabajando y la organización apoyando el mismo o bien evaluando su impacto.

 Fuente: Elaboración propia

 

 

Si bien el análisis de los proyectos fue basado principalmente en la seguridad alimentaria y el desarrollo humano, también existieron algunos cuestionamientos sobre la forma de trabajo de ChildFund México. Una observación fue la falta de interés por realizar evaluaciones de impacto que permitieran saber si efectivamente la vida de las familias beneficiarias mejoró, lo cual debería ser el principal objetivo de un proyecto de cooperación. O bien, hacer evaluaciones para conocer si el proyecto es sostenible. Otro cuestionamiento es el saber, si por la naturaleza de las organizaciones y su dependencia de recursos de los donadores, en cierta medida se conviertan en fábricas de proyectos, que buscan constantemente generarlos para obtener recursos y continuar vigentes y funcionando.

Algunas conclusiones surgidas del trabajo de investigación destacan la importancia de la seguridad alimentaria como indicador de desarrollo, los proyectos de cooperación sobre ese tema deben entonces estar ligados no sólo a promover una buena alimentación, sino que esta sea constante sin limitantes de acceso y disponibilidad de alimentos. Igualmente, cabe destacar que los proyectos presentados fueron ejecutados en áreas muy reducidas a un pequeño grupo de personas, y si bien por su naturaleza es posible replicarlos, es probable que no contribuyan a crear un gran impacto en los indicadores estatales de seguridad alimentaria.

Es también relevante recalcar que la seguridad alimentaria en un país tiene también relación con los ingresos de las personas, la distribución de alimentos sobre todo en aquellas zonas apartadas, el consumo y lo hábitos alimenticios (Torres, 2003)

Por último, cabe recalcar la importancia de las personas en los proyectos de cooperación como protagonistas de su propio desarrollo, independientemente de teorías o debates o incluso de estadísticas. El desarrollo humano en un proyecto resalta la necesidad de elevar las capacidades de las personas para que lo anterior pueda ser alcanzado.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Becerra et al (1997) “Organismos no gubernamentales: Definición, presencia y perspectivas” (p. 117-131) Recuperado de http://historico.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/derhum/cont/28/pr/pr35.pdf (24 septiembre 2017)

Bombarolo, F., & Latina, D. A. (1995). La revalorización de las organizaciones de la sociedad civil (osc):¿ hacia un nuevo modelo de desarrollo. Pobreza Urbana y Desarrollo, IV (10).

ChildFund Internacional (2018) “How we work” Recuperado de https://www.childfund.org/about-us/how-we-work/ (23/03/208)

ChildFund México (2012) “Proyecto de Desarrollo Comunitario: Sierra Norte de Puebla”

ChildFund México (2017) “Hoja de Datos”

ChildFund México (2017) “Programa de desarrollo comunitario en comunidades de Tapachula”

ChildFund México (2018) “Desarrollo comunitario en Tapachula”

Duarte Herrera, L. K. y González Parias, C. H. (2014). Origen y evolución de la cooperación internacional para el desarrollo. Panorama, 8(15), 117-131

Dubois, A. (1995). Cooperación al desarrollo. Popular.

FAO (1992) “Alimentación, Nutrición y Agricultura” Conferencia Internacional sobre Nutrición recuperado de (http://www.fao.org/docrep/U9920t/u9920t00.htm#Contents) (12/06/2018)

FAO (2013) Estrategias de la FAO para las asociaciones con OSC Recuperado de ( http://www.fao.org/3/a-i3443s.pdf) (02/02/2018)

FAO (2017) “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo” Recuperado de (http://www.fao.org/3/a-I7695s.pdf) 28/04/2018

Fernández-Baldor, Á., Hueso, A., & Boni, A. (2012). Contribución del enfoque de las capacidades de Sen a los proyectos de cooperación internacional. In XVI Congreso Internacional de Ingeniería de Proyectos Valencia (pp. 11-13).

González Ortiz, F., Pérez Magaña, A., Ocampo Fletes, I., Paredes Sánchez, J. A., & de la Rosa Peñaloza, P. (2014). Contribuciones de la producción en traspatio a los grupos domésticos campesinos. Estudios sociales (Hermosillo, Son.)22(44), 146-170.

Griffin, K. (2001). Desarrollo humano: origen, evolución e impacto. Ensayos sobre el desarrollo humano, 25-40.

Jerez, A., & Blanco, M. R. (2012). El tercer sector. Una revisión introductoria a un concepto polémico. Sociedade em Debate4(2), 3-22.

M Salamon, L. (2001). La sociedad civil global. Las dimensiones del sector no lucrativo. Fundacion BBVA/BBVA Foundation.

Mochi Aleman P y Girardo Cristina (2012) “Las organizaciones de la sociedad civil en México y la cooperación internacional para el desarrollo. Enfoques y estrategias” Avances de Investigación, El colegio de Mexiquense

ONU (2013) “Objetivos de desarrollo del Milenio” Recuperado de (http://www.un.org/es/millenniumgoals/poverty.shtml) (13/06/2018)

ONU (2013) “Objetivos de desarrollo del Milenio” Recuperado de (http://www.un.org/es/millenniumgoals/poverty.shtml) (13/06/2018)

ONU (2015) “Objetivos de desarrollo sostenible” recuperado de (https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/objetivos-de-desarrollo-sostenible/) (13/06/2018)

PMA (2011) “11 mitos sobre el hambre mundial | WFP | Programa Mundial de Alimentos – Luchando contra el hambre en el mundo” [online] Recuperado de: http://es.wfp.org/historias/11-mitos-sobre-el-hambre-mundial (12 May 2017)

PNUD (2018) “Desarrollo Humano” Recuperado de (http://www.mx.undp.org/content/mexico/es/home/ourwork/povertyreduction/in_depth/desarrollo-humano.html) (11/05/2018)

Sánchez Gutierrez, Gabriela (2012). “Actores no gubernamentales de la cooperación internacional para el desarrollo” en “Manual de Cooperación Internacional para el desarrollo sus sujetos e instrumentos”. México D.F.: Cooperación internacional.

Torres, F. T., & Trápaga, Y. (2003). Seguridad alimentaria, seguridad nacional. Plaza y Valdés.

Ziegler, J. (2005). L’empire de la honte (p. p173). Paris: Fayard. Traducción propia

[1] En el presente trabajo se utilizarán ambos términos, ONG y OSC. Recurriendo a Mochi y Girardo que enfatizan que las ONG son aquellas organizaciones que surgen del Norte mientras que las OSC son aquellas provenientes de los países del Sur, algunos autores no hacen esta diferenciación, sin embargo, para términos prácticos será usada en este texto. (Mochi y Girardo, 2012).


* Maestra en Cooperación Internacional para el Desarrollo por el Instituto de investigaciones Dr. José María Luis Mora.

 

 

La necesidad de organizarse desde la empatía

Por: Giselle Quezada Martínez* 

Existen múltiples organizaciones civiles en México, de acuerdo a los resultados de la Encuesta Nacional de Solidaridad y Acción Voluntaria (ENSAV) 2012, anualmente se realizan 192 millones 500 mil acciones voluntarias, en áreas como salud, educación, seguridad, desarrollo social, ambiente, etc. ¿Son muchas o pocas? ¿Qué motiva a una persona a realizar voluntariados y/o a conformar una organización civil? La experiencia dentro de una asociación civil puede describir circunstancias en las que sobresale la buena voluntad, donde las personas simplemente sorprenden, sin embargo, también hay anécdotas donde inmediatamente se reconoce un mal sabor de boca, porque parecería que muchas personas requieren recibir algo a cambio siempre.

Paper: Cooperación Internacional y Seguridad Alimentaria y Nutricional

“De México a Nicaragua. Cooperación Internacional y Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN): Estudio de caso del proyecto Amaranto (FCAPPCCA), 2010-2015”.

Por: Maria de los Angeles Blandón Salinas *

 

Resumen

En el actual escenario mundial la Cooperación Internacional para el Desarrollo ha evolucionado propiciando un nuevo mecanismo de ayuda donde los países del sur son los protagonistas. En este contexto, en la región Centroamérica, la política exterior de la Cooperación Internacional Mexicana ha impulsado la Cooperación Sur-Sur como una nueva herramienta para dar respuesta a las problemáticas comunes y propiciar el camino hacia el anhelado Desarrollo, conformándose alianzas políticas para defender intereses comunes y aprovechar las oportunidades de una inserción en el sistema de la ayuda internacional, siendo Nicaragua un ejemplo particularmente muy cercano con México. Para ello se hizo una investigación titulada: “De México a Nicaragua. Cooperación internacional y Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN): Estudio de caso del proyecto Amaranto (FCAPPCCA), 2010-2015”.

Como parte de los antecedentes se hace mención que el 27 y 28 de mayo de 2010 se llevó a cabo, en la ciudad de Managua, Nicaragua, la V Reunión de la Comisión Binacional México-Nicaragua. Como parte del Programa de cooperación se aprobó el Proyecto “Fortalecimiento de las capacidades agroindustriales pre y pos cosecha del cultivo del Amaranto, 2010-2015 (FCAPPCCA)” en materia de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) en la comunidad La Tejana de Chinandega, Nicaragua. Actualmente, el tema de (SAN) continúa vigente dentro de las temáticas de la agenda nacional nicaragüense y de la Cooperación Internacional mexicana.

Palabras clave: Cooperación Internacional al Desarrollo, Cooperación Sur-Sur, Cooperación Tradicional Norte- Sur, Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN).

Proyecto de Cooperación Sur-Sur

La llamada Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN)[1] en el mundo, ha marcado el inicio de una era vinculada al seguimiento de la visión de un mundo sin hambre y sin desnutrición, trastocando el actual papel de la Cooperación Internacional y sus proyectos para el Desarrollo.

En el marco de esa reconfiguración internacional, la Cooperación Internacional para el Desarrollo (CID) ha optado por nuevas modalidades como la reciente Cooperación Sur-Sur (CSS), “que está basada en relaciones directas y horizontales entre países que enfrentan problemas comunes y que tienen como propósito superar a partir de esfuerzos conjuntos los desafíos del desarrollo que fueron vinculados a una Cooperación Tradicional Norte-Sur (C/T N-S)” (Ayllón,2007, p.88).

Con base en esa definición, la llamada Cooperación Sur-Sur (CSS) y su proceso de aprendizaje ha conllevado un sentido crítico para mejorar su proceder en el Sistema Internacional. En ese contexto, el motivo del presente e-paper es abordar el caso de la Cooperación Sur-Sur mexicana como el continuum de la cooperación tradicional Norte- Sur, a pesar de que en el discurso se expresa la implementación de una Cooperación más horizontal y de beneficio mutuo. Asimismo, analizar el rol que ha tenido el eje de la Cooperación Internacional mexicana dirigida a la región Centroamericana, en países como el caso de Nicaragua,  con la temática de Seguridad Alimentaria y Nutricional a través de un estudio de caso: “Proyecto fortalecimiento de las capacidades agroindustriales pre y pos cosecha del cultivo Amaranto (FCAPPCCA), 2010-2015”, con el fin de observar: aspectos de mejora en términos de resultados, continuidad y sobre todo de eficacia de la Cooperación mexicana en su carácter de cooperante dual.

La Cooperación Sur-Sur del caso mexicano, ¿es el continuum de la Cooperación Tradicional Norte- Sur?

El escenario internacional actual demuestra que han surgido nuevas modalidades de cooperación más allá de la llamada Cooperación Tradicional Norte-Sur (CT Norte-Sur). Históricamente la CT Norte-Sur fue considerada como aquella que se realizaba de un país desarrollado hacia otro país en vías de desarrollo o con menor nivel de desarrollo (Bracho, 2014, pp. 89-113). Este tipo de modalidad estaba basada en la importancia del conocimiento que podían aportar los llamados países desarrollados a los países menos desarrollados en temas de: experiencia, transferencia de conocimientos, no injerencia política, el respeto a terceros, lecciones aprendidas, prácticas significativas, uso de tecnología, etc. En ese contexto, los donantes operaban con amplios márgenes de discrecionalidad en la medida en que, aún existiendo marcos jurídicos vinculantes que regulasen y obligasen a cumplir los compromisos de ayuda, no se cumplían de manera obligatoria, distorsionando la naturaleza, objetivos y/ o cometidos de la CID[2].

Años más tarde, surgiría la Cooperación Sur-Sur (CSS) para encaminar los procesos de independencia y desarrollo de los países del Sur (Ayllón, 2007, p.22) la cual fue conceptualizada como aquella modalidad de cooperar entre un país en desarrollo y con otro país menos desarrollo, pero cuyas relaciones serían más de carácter horizontal acreditada por el apoyo mutuo con el fin de compartir conocimientos, experiencias y hasta recursos financieros y promover el desarrollo en sus distintas esferas (Ayllón, 2007, p.5). Sin embargo, en nuestros días se afirma que la demarcación de la línea fronteriza entre la Cooperación Tradicional CT Norte-Sur y la CSS se ha ido desvaneciendo, siendo el poder de la cooperación internacional de los países del  Norte aún persiste y ha incluido acciones que dejan al descubierto que en la inmensa mayoría de los países del Sur y con el papel de una Cooperación Sur-Sur se sufre de un poder viciado y manipulado por los Estados más poderosos que incluye irónicamente principios normativos como: “el respeto de la soberanía, la asociación de colaboración entre iguales; no condicionalidad; la no injerencia en los asuntos internos; beneficio mutuo y principios operativos: rendición mutua de cuentas, transparencia y coordinación  de  resultados” (ONU, 2012, pp. 7-8).  Surgiendo la incógnita: ¿Acaso la Cooperación Sur-Sur en el caso mexicano es aún el continuum o la réplica de las características de la Cooperación Tradicional Norte- Sur?

Desde un punto de vista, esta interrogante es una tarea compleja para responder, ya que se argumenta que la Cooperación Sur-Sur mexicana, a pesar de ser una modalidad más horizontal en el contexto de la llamada Eficacia de la Ayuda, se ha concentrado en una asistencia técnica respondiendo a la rigurosidad de la agenda de la eficacia, del triple mandato (Adaptar, Enriquecer e Identificar) del Programa de Acción de Accra (art. 19e del PAA)[3] pero reproduciendo así, las prácticas de la Cooperación Tradicional (CT Norte-Sur): relaciones asimétricas, ayuda atada, priorización de intereses, corriendo el peligro de caer en el papel de los países “del Norte” que no quieren perder su protagonismo en el Desarrollo.

La premisa anterior, resulta bastante interesante pues, lejos de llevar a una posición pesimista de la Cooperación Sur-Sur, sirve de estímulo para estudiar la Cooperación mexicana a través del siguiente estudio de caso, y así, analizar el papel de la eficacia de la Cooperación Internacional de México.

Cooperación Internacional Mexicana hacia Nicaragua en materia de Seguridad Alimentaria: Caso del Proyecto Fortalecimiento de las Capacidades Agroindustriales Pre y Pos Cosecha del cultivo del Amaranto 2010-2015.

Los estudios de caso sobre los proyectos de la CID se han convertido en una práctica en el aprendizaje y mejoramiento de la eficacia, ya que generan un conocimiento que aprecia la realidad de los proyectos de Cooperación para el Desarrollo sin llegar a una evaluación propiamente dicha.

En ese ámbito, casos como el proyecto Fortalecimiento de las Capacidades Agroindustriales Pre y Pos Cosecha del Cultivo del Amaranto en Nicaragua 2010-2015, en un momento estuvo dotado del siguiente cuestionamiento complejo: ¿Por qué la Cooperación Internacional mexicana en Nicaragua en materia de SAN a través del estudio de caso del proyecto Fortalecimiento de las Capacidades Agroindustriales pre y pos cosecha del cultivo del Amaranto (FCAPPCCA), ha sido parcialmente eficaz en la comunidad La Tejana de Chinandega, Nicaragua?

El proyecto nació en 2010 en el marco de la V Reunión Binacional México-Nicaragua. Para el estudio de caso, la zona de intervención era la comunidad La Tejana, geográficamente considerada la más grande en la costa del Pacífico con una superficie de 1,308 km2:

Mapa 01: División Política y Administrativa de Nicaragua

En el tema del relieve, la zona estaba comprendido por una fila volcánica, erosionada, frágil y poco factible, por un lado, para la inversión de capital extranjero en una iniciativa de cooperación, así como para la introducción por primera vez de un cultivo como el Amaranto. El Amaranto era considerado como una de las principales plantas alimenticias que formó parte de la vida ritual de los indígenas de esa zona (López, 2007, pp. 3-29). Llamado huauhtli en náhuatl, ahparie en purépecha, tez o xtes en maya, wa’ve para los wixáricas o guegui en rarámuri, contenía altas propiedades en lisina clasificada como pseudocereal. Sin embargo, la ventaja de este cultivo es que era adaptable a suelos rocosos y frágiles lo que permitiría insertarse en un ámbito tan vulnerable como el suelo nicaragüense. He ahí la propuesta muy concreta y acertada de México en introducir el proyecto del Amaranto. (Velasco & Villela,2018, p. 21.).

Por otro lado, según López Acotto y Villapando (2008), en el contexto del Proyecto Fortalecimiento de las Capacidades Agroindustriales Pre y Pos Cosecha del Cultivo del Amaranto el aparato estatal era sumamente frágil para mejorar las condiciones de vida de su población, por lo que la Cooperación Internacional mexicana respondía a las necesidades presentadas por Nicaragua y por medio de una colaboración solidaria y de complementación mutua que se ofrece a los países receptores. No obstante, entre una de sus lineamientos el diseño del proyecto carecía de un diagnóstico previo que reconociera una Eficacia comunitaria y no una Eficacia gubernamental basada en la gestión de resultados.

Para el análisis del papel de la Cooperación Internacional para el Desarrollo mexicana en el proyecto (FCAPPCCA) Amaranto se abordó por medio de una Matriz FODA. Utilizamos esta metodología del Análisis FODA/ DAFO o bien SWOT Matrix, (por sus siglas en inglés), por ser una metodología que permite analizar un proyecto en base a sus Debilidades, Fortalezas Amenazas y Oportunidades para la toma de decisiones. Asimismo, en los últimos años, esta metodología ha sido considerada como una herramienta por excelencia para saber en qué fue/es bueno un proyecto de CIPD, que tuvo/tiene que mejorar y cuáles acciones debían/deben llevarse a cabo de manera más clara y organizada. En el caso que nos ocupa, se usó con el fin de demostrar cómo en algunos casos se puede adoptar este Análisis FODA como alternativa para estimar el éxito o el fracaso de una intervención, sin la necesidad de llegar a una evaluación propiamente dicha. (véase gráfico No. 1)

Gráfico No.1 Dinámica de la Matriz FODA

Fuente: Elaboración propia con información sobre ANALISIS DAFO O FODA 2017.

Para ello, se desplego cada una de las secciones internas y externas, para ser entrelazadas posteriormente con los otros campos, dando como resultado que el proyecto efectivamente nació teniendo como base un diálogo político, concentrado en la operatividad de las actividades, en la gestión de resultados y en el llenado del formato de presentación de proyectos  de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), a fin de generar una mayor transparencia de los fondos y rendición de cuentas, lo que produjo un primer análisis sobre la Cooperación Internacional mexicana en Nicaragua.

Con ello, el proyecto Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) a través del estudio de caso del proyecto Amaranto resulto parcialmente eficaz, porque efectivamente se comprobó que al haber una falta de un diagnóstico previo que identificase las necesidades y áreas de oportunidad, que a la larga favoreciera la apropiación local una vez finalizado el proyecto y un trasfondo de un significante vacío en la concepción de la eficacia a nivel comunitario persistiendo un comportamiento de una Cooperación Tradicional Norte-Sur en términos de una ayuda internacional condicionada o atada.

El FODA también evidenció que el proyecto tuvo asimismo otros puntos relevantes como el desarrollo del enfoque de género y la comercialización del Amaranto a pequeña escala con el productor local. La comercialización, como es un tema colindante en este proyecto, por lo cual, es importante reflexionar que fue un resultado indirecto de un proyecto asistencialista que, en la mayoría de los casos, la cadena productiva de productores locales no está preparada para incursionar en el ámbito del comercio.

Actualmente, el caso no refleja un interés por ninguna de las partes involucradas en continuar con este tipo de iniciativa a pesar de que se encontró como parte de la investigación un FODA con diez Fortalezas, tres Oportunidades, seis Debilidades y cuatro Amenazas. De ahí la importancia de remarcar que el estudio de caso estuvo bajo la modalidad de la Cooperación Tradicional Norte- Sur Mexicana y no en una Cooperación Sur-Sur, puesto que a veces la Cooperación Sur-Sur ignora los intereses de la política exterior que en muchas ocasiones persisten, ya que resulta difícil comprender la ayuda otorgada por México por ciertos momentos y la buena voluntad de Nicaragua de recibirla, sin el trasfondo de algún tipo de interés que cambia de un sexenio de mandato a otro sexenio. Lo anterior, especialmente, puede apreciarse en el contenido de los acuerdos de cooperación suscritos con México basados en mejorar un intercambio económico y que ha limitado el papel de la Cooperación Internacional mexicana y su eficacia.

Conclusión

La Cooperación Internacional de México a la región Centroamericana como el caso nicaragüense es considerada como una modalidad específica del sistema de la Cooperación Internacional, cuyo principal objetivo, es compartir experiencias exitosas que han sido implementadas para dar tratamiento a análogos problemas de Desarrollo.

A nivel de estudio del caso y de la investigación el Proyecto Alimentario Pre-Pos Cosecha Amaranto en materia de Seguridad Alimentaria y Nutricional se analizó que los resultados fueron en parte satisfactorios en la producción de un alimento de alto nivel nutricional que generó un alivio en la dramática situación alimentaria en Nicaragua; aunque es importante destacar que, los protagonistas locales nicaragüenses no fueron los autores de su propio desarrollo local, pues hubo una carencia de un diagnóstico previo y la apropiación del concepto de eficacia comunitaria.

Actualmente, la situación nacional de producción del Amaranto en el sector primario nicaragüense representa un reto, pues el cultivo del Amaranto tiene que ser re-introducido nuevamente a nivel local para luego generar una estrategia que pueda ayudar a combatir el hambre y la desnutrición de los sectores menos favorecidos, gracias a la alta adaptabilidad y composición nutricional de dicho cultivo.

En lo que respecta a la Cooperación Internacional mexicana es posible concluir que muchas veces en la práctica no responde a los principios fundamentales de Cooperación Sur-Sur, de manera que corre peligro de caer en el mismo esquema de la Cooperación Tradicional Norte-Sur, lo que condiciona la atención en aspectos como: la planeación de sus proyectos, su eficacia, su sostenibilidad en el tiempo y la rendición de cuentas.

Bibliografía

Ayllón, Bruno. (2007). La cooperación internacional para el desarrollo: fundamentos y justificaciones en la perspectiva de las teorías de las Relaciones Internacionales” en Carta Internacional. San Pablo, Núcleo de Pesquisa en Relaciones Internacionales de Universidad de Sao Paulo.

Bracho, G. (2014). La cooperación al desarrollo en transición: el reto de los cooperantes del Sur. Revista Mexicana de Política Exterior. núm.102 (pp. 89-113).

López Austin (2007). “Religión y magia en el ciclo de las fiestas aztecas”, en Religión, mitología y magia, México, MNA, n. 2, pp. 3-29.

López Accotto, A. y Villapando, F. (2008). Nicaragua: Notas sobre su economía y Cooperación Internacional para el Desarrollo, FLACSO, Managua.

Oficina de las Naciones Unidas (ONU,2012), Marco de directrices operacionales para el apoyo de las Naciones Unidas a la cooperación Sur-Sur y la cooperación triangular, Recuperado el 26/01/16 de http://digitallibrary.un.org/record/763924/files/DP_CF_SSC_5-ES.pdf págs. 7-8.

Programa de Acción de Accra (art. 19e del PAA) APA style: Electronic references. Recuperado de: https://www.accrahlf.net/

PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), (1994). Informe sobre desarrollo humano 1994: Nuevas dimensiones de la seguridad humana, Fondo de Cultura Económica, México, pág. 28

Velasco Ana María y Villela Samuel. (2018). El amaranto, Arqueología Mexicana, núm. 138, p. 21.

[1] Entendida como aquella que abarca el nivel de individuo, hogar, nación; y que se consigue cuando todas las personas, en todo momento, tienen acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, (1994). Informe sobre desarrollo humano 1994: Nuevas dimensiones de la seguridad humana, Fondo de Cultura Económica, México, pág. 28

[2] Cooperación Internacional para el Desarrollo

[3] Programa de Acción de Accra (art. 19e del PAA) APA style: Electronic references. Recuperado de: https://www.accrahlf.net/


*  Es licenciada en Derecho y Notariado Público por la Facultad de Humanidades de la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI) y Maestra en Cooperación Internacional para el Desarrollo por el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora. Ha participado en varios cursos, talleres y diplomados, entre los cuales se encuentra: La Cooperación Procesal Internacional, la participación de la Sociedad Civil Mexicana en la Agenda 2030 y la Cooperación Descentralizada de los Gobiernos Locales. Correo electrónico: angeles2013@gmail.com