El camino difícil

Por: Francisco Colín Varela*

El camino fácil es el más rápido y menos peligroso. Pero, aunque el camino difícil sea el más peligroso y lento, es en el que más crecemos y aprendemos.

La mayoría de las empresas, instituciones académicas y gobiernos han decidido que la mejor manera de reducir la contaminación que se ha generado es la tecnología. Esto es porque es más fácil programar un dispositivo o calibrar un equipo, que hablar y persuadir a otro ser humano. Y más si los que toman las decisiones, se ven obstaculizados por una falta de formación interpersonal.