Tercera Sesión del Seminario: Agenda 2030, Instituto Mora

Por: Observatorio de Cooperación Internacional

El pasado 3 de junio de 2019 se llevó a cabo la tercera sesión del Seminario: La Agenda 2030: desafíos y perspectivas para México y el mundo, en las instalaciones del Instituto Mora, sede Poussin.

En esta ocasión, la dinámica propuesta fue que algunos de los participantes, organizados en grupos de trabajo, se encargaron de realizar ponencias de acuerdo a tres temas claves:

  1. Debate sobre el tránsito de los ODM a los ODS, ¿cómo llegamos a la Agenda 2030 y qué tenemos para implementarla?
  2. Cooperación Internacional para el Desarrollo (CID) como política pública.
  3. ODS 17, cuestiones sistémicas y coherencia normativa institucional (diseño e implementación).

Durante la primera ponencia se ofreció un panorama general acerca de la evolución de las Agendas de Desarrollo, Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los ODM fueron un esfuerzo internacional sin precedentes y de alto impacto para la humanidad, surgen en el año 2000 y fueron planteados como la primera estrategia global con objetivos cuantificables. Si bien hubo avances en su implementación, también quedaron atrás varios que obligaron al mundo a trazar una nueva agenda que permitiera continuar estos progresos, así como solventar los rezagos de los ODM.

Por ello llegado el límite de la Agenda de los ODM, en 2015 se lanza la Agenda 2030  o de Desarrollo Sostenible, donde se incorporan 17 objetivos, 169 metas y 232 indicadores. Ante estos cambios y tras el análisis del cómo se pasó de una Agenda a la otra, durante la ponencia se proyectaron:

 

Cinco cambios transformadores Tres dimensiones interdependientes Seis enfoques fundamentales Cuatro principios estratégicos
-No dejar a nadie atrás.

-Colocar el desarrollo sostenible en el centro de la Agenda.

-Transformar las economías para crear empleo y crecimiento incluyente.

-Construir paz e instituciones eficaces, abiertas y responsables.

-Forjar una nueva alianza mundial.

 

-Desarrollo social incluyente.

-Desarrollo económico incluyente.

-Sustentabilidad ambiental.

 

-Enfoque de derechos.

-Igualdad sustantiva y cierre de brechas.

-Perspectiva de género.

-Participación ciudadana.

-Nuevo enfoque de gobernanza.

-Responsabilidades comunes pero diferenciadas.

 

-Progresividad y no regresividad.

-Indivisibilidad e interdependencia entre los ODS.

-Transparencia y rendición de cuentas.

-Coherencia de políticas públicas.

Durante la segunda ponencia se desarrolló el tema de la CID como una política pública, a la luz del proceso de institucionalización que se desarrolló durante los años noventa y que culminó con la creación, aprobación y entrada en vigor de la Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo (LCID) 2011-2013, considerada actualmente como el pilar jurídico sobre el cual se sientas las bases para acción en cuanto a cooperación del país.

Se destacó el hecho de que la LCID es importante porque permite que las actividades de cooperación que México realiza tenga orden y coherencia, a la vez que éstas puedan estar alineadas con las prioridades nacionales.

De igual manera, se señaló que gracias a la ejecución de esta ley es que ha sido posible definir las prioridades geográficas en cuanto a acciones de cooperación, principalmente para la llamada Cooperación Sur-Sur. Siendo las áreas geográficas y de temas las siguientes:

  • Sudamérica en temas de educación, ciencia y tecnología, comercio e innovación;
  • África en seguridad alimentaria, salud, pobreza, agua y medio ambiente;
  • Centroamérica se trabaja en seguridad, fortalecimiento del estado de derecho, prevención del delito y violencia, equidad de género, medio ambiente, innovación tecnológica y prevención de desastres;
  • Asia-Pacífico, la Alianza del Pacífico y el Acuerdo Transpacífico (TPP).

 

La ultima ponencia se enfocó en el ODS 17, que habla sobre la generación de alianzas estratégicas para la implementación y cumplimiento de la Agenda 2030. Se comenzó por definir, desde diferentes perspectivas de la literatura especializada, lo que significa una alianza, llegando a definirla como una relación de cooperación afianzada por una serie de valores, que evoluciona a través del aprendizaje mutuo, la participación voluntaria y el compromiso, con miras a cumplir objetivos mutuamente concertados.

Las alianzas son el resultado de la proliferación de actores no tradicionales en el desarrollo y pueden fingir como un mecanismo de redistribución de responsabilidades, logrando el avance y el monitoreo de las acciones que se llevan a cabo.

Como conclusión, los participantes opinaron que las alianzas en efecto son un medio de implementación de la Agenda 2030, y una forma permanente y constante de cooperación entre los interesados que buscan proveer bienes comunes y permite la movilización de recursos. Sin embargo, las alianzas aún son herramientas imperfectas, que requieren mejorar continuamente y adaptarse a las situaciones que puedan presentarse.

https://www.ceibal.edu.uy/es/articulo/el-aporte-de-plan-ceibal-los-objetivos-de-desarrollo-sostenible