Acciones de la Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de México en materia de cooperación internacional y resiliencia urbana

Por: María Guadalupe Martínez Hernández*

Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México

Resumen

La cooperación internacional para el desarrollo se lleva a cabo en un contexto en el cual, los países desarrollados ofrecen cooperación técnica y científica a los países subdesarrollados. En los últimos 15 años dicha cooperación ha visto como prioritaria la planeación urbana, especialmente en temas vinculados al desarrollo sostenible y la resiliencia.

La Ciudad de México, al igual que otras ciudades en América Latina, se encuentra expuesta a diferentes tipos de riesgos: ambientales y antropogénicos. Derivado de lo anterior, en el presente texto se abordan algunas de las acciones realizadas a través de la cooperación internacional en materia de resiliencia urbana, enmarcadas en la Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de México; misma que sirve como un instrumento de política pública, ejecutadas por medio de la recién creada Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México.

En el documento se describen los Principios de Resiliencia como parte de la base teórica de la estrategia, para el desarrollo e implementación de proyectos que dan sustento a la política pública. Así como, se presentan tres acciones iniciadas de la Agencia de Resiliencia para mejorar las condiciones de la ciudad ante impactos como sismos y en promoción de la [1] comunitaria.

Palabras clave: Cooperación internacional para el desarrollo, desarrollo urbano, resiliencia urbana, Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de México, Principios de Resiliencia.

Introducción

Alrededor del mundo, la cooperación internacional para el desarrollo ha integrado organizaciones y organismos de la sociedad civil para desplegar acciones más amplias bajo manifestaciones de ayuda humanitaria, formación de recursos humanos, cooperación técnica y científica (Fischer, 2014, pág. 32). En el marco de la cooperación  internacional, es de gran importancia alcanzar metas de desarrollo ante los retos económicos, sociales y ambientales contemporáneos que se viven a nivel global (AGCID, 2018).

A principios del nuevo milenio la Organización de Naciones Unidas (ONU) efectuó algunos encuentros y estudios tendientes a generar debates y consensos en torno a nuevas directrices del desarrollo los cuales derivaron en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que cumplieron su periodo de realización al año 2015. Al finalizar dicho periodo se pone en marcha una nueva agenda  transformadora, la cual se denominó: Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible– Agenda 2030- (Prado, 2014). En México, la cooperación internacional para el desarrollo se gestiona a través de la Agencia Mexicana de Cooperación para el Desarrollo (AMEXCID) y la Coordinación General de Asuntos Internacionales de la Ciudad de México (CGAI).

En la actualidad, la construcción de resiliencia urbana en las ciudades es una de las directrices para el diseño de políticas públicas, ya que en las urbes se presentan diversos impactos y tensiones[1] que generan desequilibrios en los diferentes sistemas que confluyen dentro de esta. Por estas razones, la introducción de mejores prácticas que se llevan a cabo en otros países, funcionan como un mecanismo de cooperación técnica que influye de manera positiva para mejorar las condiciones de la población, medio ambiente, economía y como mecanismo de fortalecimiento institucional dentro las ciudades.

La Ciudad de México es una de las ciudades más pobladas del mundo con diversos problemas de naturaleza hídrica y de planeación urbana, por lo cual su importancia a nivel nacional y mundial requiere de una constante renovación de sus programas y procedimientos para fomentar una mayor resiliencia urbana. En ese sentido, la Ciudad de México cuenta con la Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de México que fue elaborada con la colaboración de la organización 100 Ciudades Resilientes (100RC)[2].

A nivel operativo, es el Gobierno de la Ciudad de México a través de la Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México, la instancia encargada de ejecutar las acciones propuestas dentro de dicha estrategia. La agencia fue institucionalizada como parte del gobierno local el 11 de septiembre de 2017, y tiene como objetivo: coordinar la colaboración entre las dependencias, órganos desconcentrados, político-administrativos y entidades de la administración pública de la Ciudad de México que tengan a su cargo diseño, ejecución de políticas, programas y acciones que contribuyan a la construcción de resiliencia. Dentro de sus facultades se puede incorporar la cooperación de manera técnica y científica a partir de instituciones internacionales, universidades, gobiernos locales, etc.

A partir de estas ideas, este escrito expone la vinculación de la cooperación internacional y la resiliencia urbana en el mediano y largo plazo, desarrollados a través de la Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México.

Principios de resiliencia urbana y ejes prioritarios integrados en la Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de México

Los Principios de resiliencia urbana son siete cualidades basadas en el Marco Conceptual de Resiliencia Urbana, estos deben incluir a los grupos más vulnerables, integrarse con esfuerzos continuos, bajo enfoques cualitativos y cuantitativos innovadores y actualizados, con múltiples iniciativas y flexibilidad para adaptarse garantizar la capacidad para abordar distintas necesidades de resiliencia (SEDEMA, 100RC, & ORCDMX, 2016, págs. 45-47).

La resiliencia debe ser inclusiva al tener una colaboración colectiva y cocreativa que incluya a los grupos vulnerables. Al ser sólida tiene como finalidad integrar enfoques cuantitativos y cualitativos que son comúnmente aceptados. Debe ser también ingeniosa ya que requiere de innovación para superar la restricción de los recursos dentro de la ciudad. Le concierne contar con flexibilidad y tener compatibilidad para adaptarse a eventos y cambios imprevistos que puedan surgir, así como estar integrada para gestionar la relación e interdependencias entre iniciativas y en los riesgos a abordar. La redundancia consiste en contar con múltiples iniciativas para garantizar el abordaje de las diversas necesidades de resiliencia. También debe ser reflexiva al estar en constante evolución que permita a las ciudades tomar decisiones basadas en experiencias y en tiempo real (Ibídem, 2016).

Figura 1. Principios de Resiliencia. Elaborado con base en Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de México (2016).

La Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México y la cooperación internacional

A raíz del sismo ocurrido el 19 de septiembre de 2017, el cual impactó de manera severa a los diferentes sistemas de la Ciudad de México, se decidió utilizar cooperación internacional con el objetivo de intercambiar conocimientos y experiencias, además de conocer mejores prácticas, entre ciudades que han enfrentado eventos sísmicos similares. Lo anterior se llevó a cabo en colaboración con 100 Ciudades Resilientes y el Gobierno de la ciudad de México, a través la Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México. En la actualidad, se tienen tres proyectos en los cuales hay una conjunta entre los entes antes mencionados que además incorporan a su vez a diferentes instituciones internacionales, sector privado, academia y de manera preferencial a la comunidad, lo anterior con la finalidad de fortalecer aspectos como la recuperación post-sismo en una escala barrial. A continuación, se explican de manera detallada dichos proyectos:

 

  • Seminario internacional: Construcción de resiliencia sísmica

En materia de intercambio de conocimiento, se realizó un seminario internacional del 12 al 15 de marzo de 2018 para conocer y explotar iniciativas de construcción de resiliencia sísmica en las ciudades y en los diferentes sistemas que la conforman, aplicando enfoques de mitigación, preparación, respuesta y reconstrucción. Las ciudades invitadas de la red de 100RC fueron: Cali, Christchurch, Colima, Kioto, Los Ángeles, Quito, San Francisco, Vancouver y Wellington, logrando también una colaboración con otros socios de la plataforma de 100RC, miembros del sector público, académico, así como organizaciones no gubernamentales y sin fines de lucro. Como resultado de este intercambio se llegaron a acuerdos para el avance en tres temas críticos:

  1. Plan para la infraestructura hídrica ante riesgo sísmico
  2. Programa para la vivienda resiliente enfocado a comunidades vulnerables
  3. Protocolos y estrategias para fomentar la participación de la respuesta ciudadana organizada (SEDEMA, ARCDMX, & 100RC, 2018, págs. 44-47).

 

  • Ciudadanía preparada: Intercambios entre CDMX y San Francisco, California

A partir del Seminario Construyendo Resiliencia Sísmica, se firmó el Acuerdo para Fomento de Resiliencia en comunidades entre San Francisco, Los Ángeles y la Ciudad de México. En tal acuerdo, los gobiernos locales se comprometen a desarrollar un programa de formación y capacitación en el campo de resiliencia a nivel comunitario. Dentro del programa se pretende abordar los temas de organización, respuesta ciudadana y colaboración entre el gobierno y la sociedad civil. La metodología utilizada fue la impartición de talleres a colonias de las alcaldías de Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Iztapalapa y Tláhuac para dar a conocer experiencias, acciones y principios básicos utilizados en las experiencias de las ciudades de San Francisco y los Ángeles en relación con la construcción de resiliencia sísmica comunitaria.  Los resultados esperados para dicho proyecto consisten en fortalecer las capacidades de resiliencia en las comunidades seleccionadas: Tlapechico en la Alcaldía Álvaro Obregón, Doctores en Cuauhtémoc, Del Mar en Tláhuac y la Unidad Habitacional Ermita Zaragoza en Iztapalapa[3] (Ibídem, 2018, págs. 48-49)

  • Cooperación México-Chile en gestión de riesgo en laderas

El Acuerdo de asociación estratégica entre los Estados Unidos Mexicanos y la República de Chile se acordó la creación de un Fondo de Cooperación para financiar la ejecución de proyectos y acciones bilaterales para el desarrollo, motivo por el cual, se aprobó el proyecto “Hacia una comunidad resiliente: Estrategias de gestión de riesgos y vulnerabilidades urbanas en laderas en la Ciudad de México y Santiago”. Dicho proyecto busca fortalecer la resiliencia en las comunidades de ambas ciudades que se encuentran en riesgo por el deslizamiento de laderas, aluviones y desprendimientos. El propósito es reducir el impacto sobre las comunidades y la ciudad, ya que estos repercuten en la pérdida de viviendas, equipamiento urbano y afectación de infraestructuras. Para este proyecto se tiene previsto desarrollo de material cartográfico, geoespacial y análisis catastral del Peñón del Marqués, así como la elaboración de una cartera de acciones que incluya propuestas y alternativas de intervenciones urbanas y de paisaje (Ibídem, 2018, págs. 50-51).

Conclusiones

Las ciudades son núcleos territoriales de gran importancia a nivel mundial los cuáles necesitan de planeación e implementación de acciones que mejoren su crecimiento y desarrollo en diferentes ámbitos. En la actualidad, el tópico resiliencia urbana goza de relevancia al ser un tema innovador que busca generar capacidades adaptativas tanto en la población como en los diferentes sistemas que son parte de una ciudad.  Dado que las ciudades en el mundo tienen diversas asimetrías relacionadas con su historia, cultura, política, economía, etc., estas pueden realizar intercambios con otras ciudades para compartir políticas que han tenido un impacto positivo en los países a los que pertenecen y que por lo tanto podrían funcionar en otras ciudades.

Con base en lo anterior, la cooperación internacional juega un papel muy importante para mejorar las condiciones de las ciudades, ya que la fraternidad y disposición de compartir mejores prácticas fomenta la prosperidad de estas especialmente ante eventos de alto impacto como los desastres naturales. Por estas razones, la Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México ha establecido lazos importantes a nivel internacional con diferentes organizaciones públicas y privadas, así como los gobiernos estatales y municipales, en especial de Estados Unidos, con el objetivo de promover avances en el contexto de ciudad resiliente, especialmente en la coyuntura post-sismo que vive la Ciudad de México. A partir de estas relaciones se encuentran en curso tres proyectos para mejorar la resiliencia a nivel comunitario ya que esta escala es necesaria la intervención de políticas públicas. El desarrollo de estas acciones de resiliencia se ha llevado a cabo durante el transcurso del presente año y los resultados podrán visualizarse en el mediano y largo plazo, una vez que se evalúen.

Referencias

AGCID. (20 de Agosto de 2018). Obtenido de Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo: https://www.agci.cl/index.php/glosario/171-c/256-cooperacion-bilateral-y-bimultilateral

AGCID. (20 de Agosto de 2018). Obtenido de Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo: https://www.agci.cl/index.php/que-es-la-cooperacion

AMEXCID. (20 de Agosto de 2018). Obtenido de Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo: https://www.gob.mx/amexcid/que-hacemos

Diccionario de Cooperación Humanitaria y Cooperación al Desarrollo. (21 de Agosto de 2018). Obtenido de http://www.dicc.hegoa.ehu.es/listar/mostrar/41

Fischer, B. F. (2014). Breve Historia de la Cooperación Internacional en México (1900-2000). Revista Mexicana de Política Exterior, 52.

Naciones Unidas. (20 de Agosto de 2018). Obtenido de http://www.un.org/es/about-un/

Naciones Unidas. (21 de Agosto de 2018). Obtenido de http://www.un.org/es/charter-united-nations/index.html

Naciones Unidas. (21 de Agosto de 2018). Obtenido de http://www.un.org/es/millenniumgoals/

Prado, J. P. (2014). México y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Acciones, contribuciones y propuestas. Puebla: Piso 15 Editores.

SEDEMA, & 100RC, O. (2016). Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de México. México.

 

SEDEMA, ARCDMX, & 100RC. (2018). Aprender del sismo para ser más resilientes. Colaboración entre el Gobierno de la Ciudad de México y el Programa 100 Ciudades Resilientes de la Fundación Rockefeller. México.

[1] De acuerdo con 100 Ciudades Resilientes (100RC) resiliencia se refiere a la capacidad de supervivencia, adaptación y crecimiento de los individuos, comunidades, empresas y sistemas que interactúan dentro de una ciudad sin importar el tipo de tensiones crónica e impactos agudos que estos experimenten” (100 Ciudades Resilientes).

 

[2] Ver en línea: https://www.resiliencia.cdmx.gob.mx/estrategia-de-resiliencia-cdmx

[3] Las comunidades antes mencionadas fueron seleccionadas ya que se encuentran expuestas a diferentes riesgos como sismos, deslaves e inundaciones.

* Jefatura de Unidad Departamental de Investigación. Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México.